Cuando Apple señala la luna las telecos miran el dedo

Leo que 20 telecos se han asociado para crear una tienda de aplicaciones para móviles abierta, para competir con la tienda de Apple.

Supongo que esto irá al hilo de otra noticia publicada recientemente en la que el presidente de Telefónica hablaba sobre la imposibilidad de cobrar a los grandes portales por el uso que hacen de sus redes.

Inmediatamente me ha venido a la cabeza el famoso refrán que dice:

"Cuando el sabio señala la luna, el tonto solamente vé el dedo".

Compruebo que las telecos tienen un grave problema de imaginación y creatividad.  Están acostumbrandas a que los consumidores traguemos con sus tarifas abusivas, tanto en voz como en datos.  A contratos de permanencia que rozan la esclavitud.  A velocidades de adsl lentas y a servicios de atención al cliente que ni te tratan como a un cliente ni te atienden.

A las telecos les pasa como a las inmobiliarias hace 5 años.  Ellos no venden, es la gente la que compra.  Y de hecho ese es su mayor problema, no saben vender.

Así que cuando una empresa saca una idea innovadora y empieza a ganar dinero, las telecos se revolucionan y se ponen nerviosas:  Hay gente haciendo negocio a través de mis líneas de datos y yo no veo un euro, piensan.

Lo que no se dan cuenta es de que abrir una tienda no significa que la gente te compre.  Apple ha logrado triunfar, no solo por crear una tienda, sino por crear todo un ecosistema de aplicaciones y dispositivos que se entrelazan y funcionan muy bien juntos.

La unión de música + software + dispositivo + tienda todo integrado gracias a iTunes + iPod / iPhone es lo que ha permitido el exito másivo de sus productos.

Sin la tienda y sin iTunes seguro que el iPhone no habría logrado ni de lejos el éxito actual.  No se trata de crear el supermóvil ni la supertienda.  Se trata de fusionar e integrar todo para que quede unido, compacto y fácil de usar por la gente.

Amazon ha hecho algo parecido con su Kindle.  No se trata sólo de ofrecer un lector de e-books se trata de integrar y facilitar todo el proceso de compra.  Desde la selección de libros o la suscripción a revistas hasta su descarga en el dispositivo.

Pero las telecos, que solo ven el dinero, se dan cuenta de que hay un mercado potencial enorme de gente que compra música y aplicaciones por Internet y deciden que la mejor solución es montar una tienda para vender ellos.    El resto es irrelevante, pensarán.  Está claro que los irrelevantes son los directivos de estas empresas.