Tu empresa no necesita un community manager

Network_people
Network_people

Leyendo un interesante estudio sobre Marketing en Medios Sociales en España publicado por Territorio Creativo accedo a un White Paper sobre las funciones del Community Manager.

Descubro también que hay incluso una

Asociación que agrupa a community managers

de España.  Me parece muy positivo que exista una asociación de este tipo y que ejerza una labor evangelizadora sobre la necesidad que tienen las empresas de cambiar la forma en la que transmiten su imagen.   No solo su marca, sino su imagen y sus valores.

Pero creo que la figura del Community Manager es un parche que se pone en una empresa que todavía no ha entendido de que va todo esto llamado Social Media.  Es decir, si tu empresa tiene ó necesita un Community Manager, mala señal.

La estrategia de comunicación de una empresa en los medios sociales debe ser la de carecer de estrategia.   Todas las personas que componen la empresa deberían estar involucradas en la tarea de hacer que tu empresa sea social.  Esto no se consigue poniendo a un responsable encargado de dirigir esta comunicación, se consigue haciendo sentir a la gente parte de la empresa.  De esta forma serán ellos mismos quienes en sus blogs, twitters y redes sociales hablarán de la empresa.

Una empresa interesada en los medios sociales dará libertad a sus empleados para hablar de la empresa (bien ó mal), promoverá el uso de herramientas sociales e involucrará a la dirección en esta tarea.  Pero todo esto no tiene que formar parte de un plan estratégico ni de una campaña orientada a vender unos determinados valores.  Debe ser algo natural, que salga de la propia empresa, de cada departamento, de cada empleado.  Cada uno dará su visión, aportará su experiencia y sus críticas.

Los usuarios detectamos el marketing a la legua y si vemos que las conversaciones que se generan son artificiales, pensadas y fruto de una estrategia dejarán de interesarnos.

Si realmente quieres que tu empresa utilice con éxito los medios sociales alienta, promueve y anima a tus empleados a crear un blog, a utilizar facebook, twitter.  Dales libertad para que se expresen con sinceridad y sin temor y todo esto, por supuesto, en horas de oficina.

De esta forma tu empresa transmitirá unos valores reales y sinceros, los de la propia gente que trabaja allí.