El aviso de confidencialidad - La excusa de los torpes

el aviso de confidencialidad la excusa de los torpes Estoy viendo en los emails que los avisos de confidencialidad cada vez ocupan más tamaño y con una tipografía cada vez mayor.  Los avisos de confidencialidad, además de ser inútiles dejan en muy mal lugar a quien los crea.

En primer lugar es inútil porque puede que tu política de confidencialidad choque con la mía que dice que todo lo que llega a mi email es susceptible de ser tratado como yo decida. Cualquier cláusula debe ser aprobada por ambas partes y en este caso tu me estás imponiendo unas condiciones de manera unilateral.

Y en segundo lugar porque te estás llamando torpe a tí mismo.  Me estás diciendo: Te he mandado un email, pero no estoy seguro de si era a tí a quien quería mandarlo y por si acaso adjunto una parrafada que carece de validez legal para decirte que si te hago llegar un mensaje por error debes borrarlo y la culpa es del email que es un medio inseguro que no garantiza la correcta recepción, ni la confidencialidad y bla bla bla...

En resumen, hazte un favor a tí mismo y quita el aviso de confidencialidad de tus emails.  Además de no perder el tiempo, ni los bytes, enviando textos inútiles, no quedarás como un torpe.