Aparecer en las primeras posiciones de Google es fundamental pero no a cualquier precio.  Muchas veces los servicios de posicionamiento en buscadores se centran en diseñar páginas web pensadas exclusivamente para Google. Debemos buscar atraer visitantes a nuestra web, por supuesto, pero visitantes de calidad.  No queremos muchas visitas, queremos muchos clientes.  Y esto solo se consigue creando páginas webs pensadas para quienes las van a usar: las personas.

Cualquier texto, botón, imagen, en definitiva, cualquier contenido de nuestra web debe ir orientado a mejorar la experiencia de uso de quienes nos visitan.  Si además de todo esto, empleamos tecnologías estándares y accesibles, realizamos una correcta arquitectura de la información, contenidos estratégicos, utilizamos metadatos, rich snippets, etc... lograremos que nuestras páginas sean fácilmente encontrables e indexables por los buscadores.

Crear webs de calidad y estándares, que sirvan a los intereses de quienes nos visitan es el primer paso para conseguir aparecer primero en los buscadores.

Una buena estrategia de posicionamiento web irá encaminada a conseguir muchos clientes, no muchas visitas.

La medición es otro punto fundamental en cualquier estrategia SEO.  Conocer que hacen los visitantes cuando llegan a nuestra web, que contenidos les interesan, cuantos abandonan nuestra web, que palabras clave nos generan visitantes de calidad y cuales no, etc.

Tan importante como definir una estrategia de posicionamiento en buscadores es definir la forma de medirla y poderla valorar.