Crear eventos con Google Tag Manager

Una de las grandes mejoras introducidas por Google este verano ha sido la posibilidad de poder medir eventos desde Google Tag Manager. Para ver un ejemplo de como utilizar Google Tag Manager voy a implementar la funcionalidad descrita en un post que escribí en Junio titulado: Medir el tiempo de lectura de una página web.  

Medir el tiempo de lectura de una página web

Medir el tiempo de lectura de una página web

Para poder optimizar al máximo el contenido que producimos una de los factores que nos interesa conocer es el tiempo que los visitantes dedican a leer nuestros post.Por la propia naturaleza de las páginas web esto no es posible hacerlo con total fiabilidad y de hecho Google Analytics nos proporciona unos datos que por defecto son bastante pobres y confusos.Veamos como podemos mejorar un poco esto.

Métricas para la gestión de proyectos web: Desarrollo

Medir el rendimiento de nuestro desarrollo no es una tarea fácil. Utilizar metodologías ágiles como Scrum nos ayuda y disponemos de indicadores como la velocidad o el burndown rate pero son valores cuantitativos que por si solos dicen muy poco acerca de la calidad del código generado. Necesitamos un indicador cualitativo. Yo utilizo uno de mi invención que denomino Quality Score.

El (sobrevalorado) análisis en tiempo real

Existe cierta obsesión por conocer lo que ocurre en nuestra web en tiempo real.  Parece que si no sabemos lo que está pasando en nuestra web a cada momento nos estamos perdiendo algo.  En la mayoría de webs, saber lo que está ocurriendo en tiempo real no solamente es innecesario sino que a veces nos puede llevar a tomar decisiones precipitadas.

 Necesito saber lo que ocurre en mi web en tiempo real?

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla, y lo mejor de todo es que podrás responder tú mismo.  Pregúntate a ti mismo: Cuanto tiempo tardo en actualizar mi web?.

Si desde que quieres hacer un cambio hasta que finalmente aparece publicado en tu web tardas más de 24/48 horas entonces definitivamente no necesitas saber lo que ocurre en tiempo real.

Conocer la información en tiempo real únicamente tiene sentido cuando nuestra capacidad de actualizar nuestra web es inmediata.

Debemos tener en cuenta que la información disponible en tiempo real no está orientada al análisis sino a la posibilidad de ser reactivos ante determinados sucesos que se están produciendo en nuestra web.

informe tiempo real

Quién necesita los informes en tiempo real?

Fundamentalmente tres tipos de empresa:

Medios de comunicación: Aquí el tiempo real juega un papel muy importante.  Es imprescindible comprobar que los usuarios están accediendo al contenido adecuado, que si ocurre un hecho relevante las noticias que vamos creando son accesibles o que los enlaces entre noticias llevan a las páginas correctas.  Si existe una variación en el número de visitas debemos saber que está ocurriendo, para inmediatamente poner los medios adecuados para corregirlo.

Comercio electrónico: Aunque muchas tiendas online no tienen capacidad para corregir problemas en tiempo real (lo que puede llegar a ser un problema importante), si que debemos monitorizar lo que ocurre en nuestra web.  Detectar una repentina caída de ventas, de visitas o que el buscador interno está dando errores, es muy importante para lograr que las medidas correctoras se realicen cuanto antes o mejor aún, ser proactivos y facilitar un teléfono a los visitantes para finalizar la venta, si, por ejemplo, detectamos que nuestra pasarela de pago con el banco no funciona.

Aplicaciones web: Si bien las aplicaciones web utilizan otro tipo de herramientas más sofisticadas para la monitorización de su web, a veces los informes de tiempo real nos permiten acceder a información que pasa desapercibida para este tipo de herramientas, como por ejemplo los referidos o las campañas de marketing.  En estos casos los informes de tiempo real de Google Analytics nos serán de gran ayuda.

 

Ventajas e inconvenientes de los informes en tiempo real

Los informes en tiempo real nos permiten ser reactivos, es decir, podemos reaccionar ante algo que está pasando en nuestra web, sea bueno o malo.  El uso que podamos hacer de esta información depende de nuestra capacidad para realizar cambios en nuestra web.  De nada nos servirá detectar un incremento de visitantes si no podemos ampliar nuestros servidores para cubrir dicho incremento.

Si queremos ser proactivos, esto es, anticiparnos a las necesidades de nuestros vistantes antes de que se produzcan, no necesitamos datos en tiempo real, necesitamos un análisis detallado y reposado.

Resumen

No conviene obsesionarse con saber lo que está pasando en nuestra web en cada minuto.  Y mucho menos cuando nuestra capacidad de modificar nuestra web se mide en días, semanas o incluso meses.  Centrémonos en analizar la información de forma sosegada, tranquila y reposada.  Las decisiones que tomemos seguro que son mucho más acertadas.

Eres tan bueno como tus usuarios dicen que eres

Eres tan bueno como tus usuarios dicen que eresEn Internet hay una única medida de satisfacción válida: lo que dicen tus usuarios.  Tu web vale tanto como quienes la usan dicen que vale.  Ni más ni menos.  Tener la mejor tecnología, la mejor estrategia de marketing o el mejor comité de dirección no te va a servir de nada si quienes usan tu web piensan que es mala. La verdad está ahí fuera, decía una famosa serie de televisión, y en el caso de las empresas de Internet no es solo un dicho, es un axioma.  Una buena web se crea pensando en quien la va a utilizar.  Desde el tamaño del logotipo hasta la terminología empleada.  Todo debe estar pensado por y para quienes van a visitar esa web.

Sin embargo es muy fácil perder el foco y pensar primero en nuestras necesidades como empresa en lugar de en nuestros usuarios.  Hay dos motivos fundamentales por los que se suelen torcer los proyectos web:

La Tecnología:  En un sector como Internet la tecnología juega un papel fundamental.  Además su continua evolución nos obliga a estar constantemente informándonos de las nuevas posibilidades que se abren ante nosotros.  Sin embargo es muy fácil caer en la trampa de que la tecnología por si misma es la base del éxito.  La tecnología nos dotará de las herramientas adecuadas para realizar nuestra web pero no es un factor determinante del éxito final.  Un buen cincel no es garantía de una buena escultura.

La Empresa:  El otro factor de riesgo es el anteponer las necesidades de la empresa a las necesidades de los usuarios.  Es muy fácil perder el norte y realizar proyectos web pensando en satisfacer las necesidades que tiene la propia empresa, en lugar de pensar en los usuarios.  No tenemos más que acudir a muchas de las webs más populares, sobre todo de medios de comunicación, para darnos cuenta de que son webs pensadas en cubrir las necesidades que ellos tienen como empresa y no las verdaderas necesidades de los usuarios que las visitan.

La solución para estos problemas pasa por escuchar activamente lo que pasa en tu web.  Una forma inmediata, sencilla y de bajo coste es la analítica web, pero existen otras formas, desde la integración de encuestas hasta los estudios de usabilidad.    Lo que debemos hacer es establecer una política de escucha activa de lo que pasa en nuestra web.  Es la única forma de conocer las necesidades de nuestros visitantes y poder solventarlas.

Si no anteponemos a quienes visitan nuestra web sobre todo lo demás perderemos su confianza, si no cubrimos sus necesidades acabarán marchándose para no volver.

El aviso de confidencialidad - La excusa de los torpes

el aviso de confidencialidad la excusa de los torpes Estoy viendo en los emails que los avisos de confidencialidad cada vez ocupan más tamaño y con una tipografía cada vez mayor.  Los avisos de confidencialidad, además de ser inútiles dejan en muy mal lugar a quien los crea.

En primer lugar es inútil porque puede que tu política de confidencialidad choque con la mía que dice que todo lo que llega a mi email es susceptible de ser tratado como yo decida. Cualquier cláusula debe ser aprobada por ambas partes y en este caso tu me estás imponiendo unas condiciones de manera unilateral.

Y en segundo lugar porque te estás llamando torpe a tí mismo.  Me estás diciendo: Te he mandado un email, pero no estoy seguro de si era a tí a quien quería mandarlo y por si acaso adjunto una parrafada que carece de validez legal para decirte que si te hago llegar un mensaje por error debes borrarlo y la culpa es del email que es un medio inseguro que no garantiza la correcta recepción, ni la confidencialidad y bla bla bla...

En resumen, hazte un favor a tí mismo y quita el aviso de confidencialidad de tus emails.  Además de no perder el tiempo, ni los bytes, enviando textos inútiles, no quedarás como un torpe.

El análisis web no es (solo) marketing

El analista web no pertenece a marketingLa mayoría de empresas que conozco tienen integrado el análisis web en el departamento de marketing.  Si bien hemos de reconocer que los primeros que supieron ver la utilidad de la analítica web fueron "los de marketing" ni mucho menos es el único departamento que puede beneficiarse de la labor de un analista cuya utilidad es mucho más transversal.

Vamos a ver algunos ejemplos de departamentos que pueden verse beneficiados si tienen acceso a la información que proporciona nuestro analista web.

Marketing:  Fueron los primeros en ver la utilidad del análisis web y sin ellos muchas empresas no se plantearían tener una herramienta de análisis web ni gente especializada en dicho análisis.  Por lo tanto ellos deben ocupar un lugar especial en el corazón de todo analista web :-).

La adquisición de tráfico, gestión de campañas, redes sociales, son sus principales puntos de atención, sin olvidar optimización de landing pages, a/b testing, contenidos más vistos.

Desarrollo:  La analítica web también sirve, y mucho, de ayuda para los desarrolladores.  Conocer la velocidad de carga de las páginas en el cliente, secciones más visitadas y por lo tanto susceptibles de optimización y mejora de rendimiento, control de errores (404, 500....).

Usabilidad y Experiencia de Usuario:  Medición del uso de formularios, rutas y patrones de navegación de los usuarios, dispositivos utilizados.

Atención al cliente y soporte a usuarios: Páginas de ayuda más visitadas, consultas más frecuentes en el buscador de la web, uso del formulario de contacto.

Dirección:  Comportamiento de las ventas online, costes de adquisición de clientes, fidelización, ROI del canal online

Estos son solo algunos ejemplos de departamentos que se pueden beneficiar de la información que un analista web puede proporcionar a la empresa.  Es labor del propio analista evangelizar dentro de la empresa y hacer ver que su función es de gran utilidad para muchos departamentos.

Es hora de que los analistas web salgan del departamento de marketing y ocupen una posición propia en las empresas.  La gran cantidad de herramientas que los analistas tienen a su disposición les proporcionan datos, que una vez procesados y debidamente puestos en contexto, proporcionan información muy valiosa a los diferentes departamentos.

A pesar de que disponemos de datos y herramientas de análisis desde el mismo inicio de la web todavía la gran mayoría de empresas no les sacan todo el partido posible ni aprovechan todo su potencial y esto les supone ni más ni menos que estar perdiendo dinero.